Un nuevo ‘globo estomacal’ demuestra su eficacia a la hora de perder peso

Image

Un nuevo ‘globo estomacal’ demuestra su eficacia a la hora de perder peso

A día de hoy conviven en todo el mundo más de 640 millones de personas con obesidad. Una cifra a la que, ya de por sí impactante, deben sumarse los más de 1.300 adultos del planeta que tienen sobrepeso. Y es que si bien el exceso de peso es muy perjudicial para la salud –se asocia con un mayor riesgo de, entre otras enfermedades, las cardiovasculares, la diabetes y distintos tipos de cáncer–, reducir este exceso no resulta fácil. Ni siquiera para aquellas personas que finalmente adoptan una alimentación saludable y practican ejercicio físico de forma regular. Pero según muestra un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.), las personas con exceso de peso podrían contar en breve con un nuevo método para reducir su índice de masa corporal (IMC) de una forma cómoda y sencilla: el sistema denominado ‘Obalon’, eficaz a la hora de bajar peso y mejorar los niveles de presión arterial y colesterol en sangre.

Como explica Shelby Sullivan, directora de esta investigación presentada en el marco de la Semana de la Enfermedad Digestiva 2016 que se está celebrando en San Diego (EE.UU.), «nuestro trabajo muestra cómo este sistema puede ayudar a los pacientes a perder casi el doble de peso que se pierde mediante los cambios en el estilo de vida. Un aspecto importante dado que perder peso resulta muy difícil y hay un gran número de personas que no logran el objetivo con los cambios en la dieta y la actividad física».

Mayor sensación de ‘saciado’

A día de hoy, las personas con obesidad, sobre todo mórbida –esto es, con un IMC superior a 35 kg/m2–, pueden someterse a cirugía bariátrica para reducir su peso de forma eficaz. Sin embargo, el nuevo sistema resulta incluso menos invasivo que estas intervenciones de cirugía laparoscópica. Y es que el sistema ‘Obalon’ requiere únicamente de la ingestión de una pequeña cápsula con un tubo que se introduce en el estómago. Así, y una vez alojada en el estómago, esta cápsula se infla con gas a través del tubo –tras lo cual es retirado– y se convierte en un globo, por lo que la sensación de llenado estomacal es mayor.

Y este sistema, ¿es realmente eficaz? Pues según el nuevo estudio, llevado a cabo con 387 participantes con un IMC entre 30 y 40 kg/m2, sí. Concretamente, los participantes tratados con el sistema ‘Obalon’, a los que se requirió la ingesta de un total de tres cápsulas –una cada tres semanas– que inmediatamente fueron hinchadas con 250 centímetros cúbicos de gas, perdieron tras seis meses el 6,81% de su IMC y, además, experimentaron una mejoría de su presión sanguínea y de sus niveles de colesterol en sangre.

El sistema puede ayudar a perder casi el doble de peso del que se logra con los cambios en el estilo de vida. Shelby Sullivan

Por el contrario, los individuos incluidos en el grupo placebo –las cápsulas en verdad eran de sacarosa, aunque igualmente se simuló que eran hinchadas de gas para que los participantes no notaran la diferencia– no tuvieron ninguna mejoría en sus cifras de colesterol y de presión sanguínea. Además, la pérdida media del IMC fue de solo un 3,59%.

Es más; como refiere Shelby Sullivan, «el 64,3% de las personas que recibieron el globo ‘Obalon’ experimentaron al menos una reducción del 5% de su IMC, porcentaje que solo se alcanzó en un 32% de los individuos del grupo control. Y asimismo,los participantes tratados con el sistema experimentaron mejorías en sus cifras de presión arterial sistólica, de glucosa en ayunas y de colesterol LDL y triglicéridos».

¿Eficacia aún mayor?

En definitiva, el nuevo sistema induce una pérdida del IMC que prácticamente duplica la que se logra con la dieta y el ejercicio. Y a ello se aúna, como apunta Shelby Sullivan, «que si bien los pacientes que utilizaron en sistema en nuestro estudio perdieron cerca de un 7% de su masa corporal, creemos que una vez el sistema sea usado en el ‘mundo real’ la pérdida será incluso mayor».

Y llegados a este punto, ¿en qué se basan los autores para predecir que el sistema será incluso más eficaz en la práctica clínica real que en su estudio, en el que las condiciones siempre son más idóneas y controladas? Pues según concluye su directora, «nuestra proyección se basa en el hecho de que hemos visto que las intervenciones para la reducción de peso ayudan a la gente a perder más peso de lo que ocurre en los ensayos clínicos llevados a cabo para evaluar estas intervenciones».

Fuente:www.abc.es